Cómo buscar empleo (o no)

A la hora de buscar empleo te puedes encontrar, en nuestro blog por ejemplo, multitud de consejos, direcciones, etc. También, avisos de lo que no debes hacer. En esta entrada, como contrapunto, queremos unir estas dos vías de cómo buscar trabajo, consejos y advertencias, a un artículo que lo que aconseja es que no busquemos empleo.

Por un lado, en el blog UnTrabajo, afirman que buscar trabajo puede ser una tarea sencilla si se sabe dónde y como hacerlo. Las empresas tienen varios canales de comunicación a través de los cuales publican sus ofertas de trabajo:

1.- INTERNET.

· Es una herramienta cada vez más utilizada para encontrar trabajo.
· Hay páginas que se dedican a publicar ofertas trabajo.
· Suelen permitir la inserción del currículo en la página, creando así una base de datos para los que buscan trabajo como para los que ofrecen (empresas).
· Nos permite conocer mejor las empresas a las que nos ofrecemos, mediante sus páginas WEB.
· Su inmediatez y la innovación, son las dos características que indican el que se considere con más futuro a esta vía de búsqueda.

Desventajas
· Debemos tener una formación de informática básica.
· Es un sistema lento, pero día a día las nuevas tecnologías avanzan para hacerlo más rápido.
· No se conoce cómo están gestionadas las bases de datos, si están actualizados los datos y se desconoce que incidencia tiene estos medios en la empresa.
· Si no se tiene acceso a consultar asiduamente un correo propio, es mejor intentarlo por otra vía, ya que las empresas que utilizan este medio para captar trabajadores contesta por vía e-mail.

2.- PRENSA ESCRITA.

· Es uno de los canales más utilizados para reclutar personal.
· Existen ofertas de empleo inmediatas a cubrir.

Desventajas
· Hay que tener cuidado con algunos anuncios, pueden ser ofertas fraudulentas que realmente no ofrecen posibilidades de empleo. Se tienen que evitar, las ofertas que solicitan dinero por correo y los teléfonos de contacto que empiecen por 906 ó los que empiecen por 8. También existen demandas, que bajo la apariencia de ser una oferta de empleo, son realmente una oferta de formación para oposiciones u otros.
· Es un medio masificado al que accede mucha gente.

3.- RADIO y TELEVISIÓN.

4.- OTROS:

  • Servicios de Empleo de los Ayuntamientos.
  • Centros de la Mujer y de Juventud
  • Sindicatos
  • Asociaciones de Inmigrantes y ONG´s.
  • Oficinas de los Servicios Públicos de Empleo
  • Empresas de Trabajo Temporal.

5.- AUTOCANDIDATURA. 

La ventaja de este sistema es que se elimina la competencia, y en algunos casos se puede pasar a la base de datos de la empresa. Para iniciar el proceso de búsqueda se tendrá definido el perfil profesional, para así poder investigar qué empresas pueden ofrecer puestos de trabajo que nos interesen. Se pueden encontrar por diversas vías, Guías Telefónicas, Páginas Amarillas, Internet, etc.…Las vías de acceso que se pueden utilizar son: por correo, se envía una carta de presentación y el curriculum, teniendo en cuenta la información que tenemos de la empresa; por teléfono, donde se intentará contactar con el Responsable de Personal y ofrecer nuestra candidatura, para posteriormente enviar el curriculum; por persona, al tener la dirección de la empresa, se entregará en mano el curriculum al Responsable de personal; por internet, se introducirá los curriculums en las páginas de las empresas que hemos localizado.

6.- CONTACTOS PERSONALES.

 

Os aconsejo leer el artículo completo en UnTrabajo

Os recuerdo que podeis encontrar mucha información relacionada con la búsqueda de empleo en nuestras secciones

 

Creencias erróneas en la búsqueda de trabajo y en la carrera profesional.

estudias o parada

Alfonso Alcántara, en su blog Yoriento.com afirma que la búsqueda de empleo y la vida profesional en general no suelen dar los resultados que esperamos en gran parte porque la información en que basamos las decisiones y la aplicación de las técnicas de búsqueda no son las adecuadas o las necesarias.

Algunas de esas creencias erróneas que nos llevan al desempleo, a la precariedad laboral y a la insatisfacción profesional:

1. LA CREENCIA DE LA MOTIVACIÓN: “Todo el mundo quiere trabajar”.

Es habitual que se sobrentienda (erróneamente) que una persona que no trabaja está desempleada, es decir, que está interesada en trabajar y que se esfuerza por buscar empleo. Pero es evidente que existen en un momento dado muchas personas “inactivas” que no quieren incorporarse al mercado de trabajo. Es interesante ser consciente y aprovechar ese momento vital para preparar tranquilamente el futuro profesional.

2. LA CREENCIA DEL CONOCIMIENTO: “Yo sé por qué estoy desempleado o por qué mi vida profesional anda tan mal”.

Seguramente acudiremos a tópicos y respuestas generales poco concretas del tipo “es que ahora la cosa está muy mala en mi sector”, o “es muy difícil encontrar empleo si no tienes contactos, como es mi caso”, pero difícilmente tendremos la suficiente perspectiva y clarividencia para descubrir los factores verdaderamente implicados en nuestra situación sin ayuda de orientadores o asesores profesionales.

3. LA CREENCIA DEL MOTIVO ÚNICO: “Si estoy en desempleo es por algo en concreto, algo en particular que he hecho mal o que dejé de hacer.”

Las cosas son mucho más sencillas de lo que parecen pero no necesariamente simples. Cuando estamos en una situación mala la interacción de muchos factores y errores acumulados serán los responsables. Esta creencia errónea del motivo único también está relacionada con la creencia del conocimiento, con esa falsa ilusión de que conocemos realmente las razones de nuestros problemas, en este caso, profesionales.

4. LA CREENCIA DE LA SUERTE. “Si no encuentro empleo o si no lo mantengo es porque no tengo suerte. Sin suerte no importa cuanto tiempo busque o cuanto me esfuerce”.

El problema de utilizar la suerte, o la mala suerte, como excusa de lo mal que nos van las cosas es que a veces esta actitud nos lleva a la inactividad: ¡para qué seguir intentándolo!

5. LA CREENCIA DEL CASTIGO DIVINO. “Trabajar no le gusta a nadie, sólo se trabaja para ganar dinero”.

Pues no, parece haber “gente rara” que disfruta trabajando porque las tareas que desarrollan están relacionadas con sus intereses personales y profesionales. En todo caso, aunque el trabajo que desempeñamos no sea de nuestro agrado, es importante hacerlo de la forma más satisfactoria posible.

 Os aconsejo leer el artículo completo en yoriento.com 

Otras entradas relacionadas:

 

No busques trabajo

Risto MejidePor último, Risto Mejide, en El Periodico te aconseja que no gastes ni tu tiempo ni tu dinero, que NO busques trabajo. En el articulo afirma que tal como está el patio, lo de buscar trabajo ya es una patraña, un cachondeo, una mentira y una estúpida forma de justificar la ineptitud de nuestros políticos, la bajada de pantalones eurocomunitaria y lo poco que les importas a los que realmente mandan, que por si aún no lo habías notado, son los que hablan en alemán.

Aunque te llames Diego Martínez Santos y seas el mejor físico de partículas de Europa. Da igual. Aquí eres un pringao demasiado caro de mantener. Dónde vas pidiendo nada. Si ahí afuera tengo a 20 mucho más jóvenes que no me pedirán más que una oportunidad, eufemismo de trabajar gratis.

Por eso me atrevo a darte un consejo que no me has pedido: tengas la edad que tengas, no busques trabajo. Buscar no es ni de lejos el verbo adecuado. Porque lo único que te arriesgas es a no encontrar. Y a frustrarte. Y a desesperarte. Y a creerte que es por tu culpa. Y a volverte a hundir.

No utilices el verbo buscar. Utiliza el verbo crear. Utiliza el verbo reinventar. Utiliza el verbo fabricar. Utiliza el verbo reciclar. Son más difíciles, sí, pero lo mismo ocurre con todo lo que se hace real. Que se complica.

Da igual que te vistas de autónomo, de empresario o de empleado. Por si aún no lo has notado, ha llegado el momento de las empresas de uno. La única empresa de la que no te podrán despedir jamás. Y tu departamento de I+D (eso que tienes sobre los hombros) hace tiempo que tiene sobre la mesa el encargo más difícil de todos los tiempos desde que el hombre es hombre: diseñar tu propia vida.

Suena jodido. Porque lo es. Pero corrígeme si la alternativa te está pagando las facturas.

Trabajo no es un buen sustantivo tampoco. Porque es mentira que no exista. Trabajo hay. Lo que pasa es que ahora se reparte entre menos gente, que en muchos casos se ve obligada a hacer más de lo que humanamente puede. Lo llaman productividad.

Mejor búscate entre tus habilidades. Mejor busca qué sabes hacer. Qué se te da bien. Todos tenemos alguna habilidad que nos hace especiales. Alguna singularidad. Alguna rareza. Lo difícil no es tenerla, lo difícil es encontrarla, identificarla a tiempo. Y entre esas rarezas, pregúntate cuáles podrían estar recompensadas. Si no es aquí, fuera. Si no es en tu sector, en cualquier otro. Por cierto, qué es un sector hoy en día.

No busques trabajo. Mejor busca un mercado. O dicho de otra forma, una necesidad insatisfecha en un grupo de gente dispuesta a gastar, sea en la moneda que sea. Aprende a hablar en su idioma. Y no me refiero sólo a la lengua vehicular, que también.

No busques trabajo. Mejor busca a un ingenuo, o primer cliente. Reduce sus miedos, ofrécele una prueba gratis, sin compromiso, y prométele que le devolverás el dinero si no queda satisfecho. Y por el camino, gánate su confianza, convéncele de que te necesita aunque él todavía no se haya dado cuenta. No pares hasta obtener un . Vendrá acompañado de algún pero, tú tranquilo que los peros siempre caducan y acaban cayéndose por el camino.

Y a continuación, déjate la piel por que quede encantado de haberte conocido. No escatimes esfuerzos, convierte su felicidad en tu obsesión. Hazle creer que eres imprescindible. En realidad nada ni nadie lo es, pero todos pagamos cada día por productos y servicios que nos han convencido de lo contrario.

Por último, no busques trabajo. Busca una vida de la que no quieras retirarte jamás. Y un día día en el que nunca dejes de aprender. Intenta no venderte y estarás mucho más cerca de que alguien te compre de vez en cuando. Ah, y olvídate de la estabilidad, eso es cosa del siglo pasado. Intenta gastar menos de lo que tienes. Y sobre todo y ante todo, jamás te hipoteques, piensa que si alquilas no estarás tirando el dinero, sino comprando tu libertad.

Hasta aquí la mejor ayuda que se me ocurre, lo más útil que te puedo decir. Ya, ya sé que tampoco te he solucionado nada. Aunque si esperabas soluciones y que encima esas soluciones viniesen de mí, tu problema es aún mayor de lo que me pensaba.

No busques trabajo. Sólo así, quizás, algún día, el trabajo te encuentre a ti.

Puedes ver el artículo íntegro en  elperiodico.com 

Otras entradas relacionadas:

 

 

Anuncios