Las 10 formas más seguras de elegir MAL los estudios una o más veces (las que hagan falta)

  ¿Qué estudiar? ¿Por qué la gente estudia lo que estudia? Si te planteas estas preguntas, te va a interesar este artículo de Alfonso Alcántara en Yoriento.com.

jun 5, 2007

La peña ya sabe de antemano que algunas titulaciones pueden ser pasaportes laborales para viajes con poco glamour y, a pesar de ello, las siguen cursando. Y esta regla puede hacerse extensiva a muchos ámbitos de la vida. Eso sí, las quejas y lamentos posteriores sobre lo malito que está el mercado de trabajo vienen de serie. Equivocarse no es el problema en sí. Las complicaciones aparecen cuando uno se resiste a aceptar la responsabilidad de las decisiones tomadas, y a afrontar de forma racional sus consecuencias, síndrome conocido como apechuguitis.
¿Por qué hacemos tanto por acumular títulos, y tan poco por mejorar nuestra vida profesional y conseguir nuestros objetivos? En alguna ocasión he resaltado la mala práctica que implica ofrecer consejos no solicitados por parte de los supuestos expertos en orientación y coaching. Generalmente, las personas ya saben lo que tienen que hacer, lo que pasa es que no lo hacen. Decirle a alguien cómo vivir o qué NO estudiar cuando ya lo ha decidido, cómo mínimo, es de mal gusto. La precarización del mercado pone las cosas difíciles a los trabajadores, incluidos aquellos cuya formación académica está sobreofertada y que están obligados a subemplearse aceptando salarios bajos.

Y es que, tras años de estudios y expectativas, cualquiera se pone a hacer autocrítica. ¿Acaso el saber popular no hace lustros que viene confirmando que más vale fontanero en casa que historiador opositando? Esa sobrevalorada leyenda urbana de que cada uno de nosotros tenemos una supuesta vocación a la que debemos seguir cual canto de sirenas, es un bulo como lo de la media naranja. Lo importante siempre es el zumo. Y hay muchas formas de exprimirlo.

El sistema es como es, más que imperfecto, pero nosotros somos como somos, animales de costumbres tozudos con la realidad y exigentes con nuestros deseos. Pero en fin, ya que se trata de cometer errores y de echarle la culpa a lo-dura-que-es-la-vida-y-yo-sin-saberlo, pues coño, vamos a hacerlo con elegancia y aplomo siguiendo a pies juntillas alguna de las 10 formas más seguras de equivocarse una o más veces en la elección de una titulación profesional. Yo caí en la primera (como casi todos), y también en la tercera. Cuéntanos cómo te equivocaste tú.

LAS 10 FORMAS MAS SEGURAS DE ELEGIR MAL LOS ESTUDIOS UNA O MÁS VECES
(Nota: Cualquier parecido con la realidad de las situaciones descritas en este artículo es pura coincidencia. O no)

1. NO TE INFORMES SOBRE TODAS LAS ALTERNATIVAS POSIBLES

2. PIENSA EN TÍTULOS Y EN ESTATUS, Y NO EN TAREAS Y PROFESIONES

3. ESTUDIA LO QUE TE PILLE MÁS A MANO

4. HAZLO POR TUS PADRES. O POR TUS COLEGAS

5. ACABA SIEMPRE LO QUE EMPIEZAS

6. PERSIGUE UN SUEÑO SIN TENER UN “PLAN B”

7. RENUNCIA A CUALQUIER SUEÑO Y RESÍGNATE

8. CON SACAR LA CARRERA SERÁ SUFICIENTE

9. TU ÚNICO OBJETIVO ES SER FUNCIONARIO

10. SIGUE EQUIVOCÁNDOTE. HAY TIEMPO

Puedes leer el artículo completo en yoriento.com

ENTRADAS RELACIONADAS:

Anuncios