La franquicia crece como forma de autoempleo

  Los negocios en cadena permiten emprender con el soporte de una marca y la experiencia de una central franquiciadora.

24.07.2013 – Quique Rodríguez.

La franquicia crece como forma de autoempleoDurante la primera mitad del año los emprendedores que se decantaron por la franquicia crecieron un 27% respecto al mismo periodo de 2012, según el Informe del emprendimiento en España 2013 elaborado por la consultora especializada en franquicias Erpasa Consulting. En conjunto, existen 989 centrales franquiciadoras, con 60.000 establecimientos que crean 300.000 empleos directos y facturan 27.000 millones de euros.

El perfil de franquiciado es, en el 45% de casos, el de una persona que busca el autoempleo. Se trata de emprendedores forzados por la situación, con una edad de entre 25 y 35 años, que a falta de salidas laborales se decantan por incorporarse a una red de franquicias consolidada para montar su primer negocio. Sus conocimientos son básicos y buscan un modelo de negocio adaptado a sus necesidades, con una inversión inicial lo más ajustada posible, de entre 20.000 y 40.000 euros. Sobre todo, en sectores como alimentación, ocio, viajes y turismo, y retail, en provincias o ciudades más pequeñas gracias a precios de alquiler más bajos. En 2012 aumentaron las franquicias en localidades pequeñas un 25%.

Ejecutivos

Durante el último año creció también un pequeño grupo definido como emprendedor ejecutivo, que ha estado ligado a empresas importantes con altos salarios y que con la crisis se ha visto desplazado o ha perdido su empleo. Este grupo se ha incrementado un 36% en el primer semestre de este año.

La mayoría llega a la franquicia con capital suficiente para comenzar su andadura en un negocio que ya conocía y en el que tenía experiencia; otros lo hacen para cambiar de sector y comenzar a trabajar con una nueva marca.

No sólo buscan autoempleo, también una fuente de inversión y generar más beneficio. Este grupo de perfil alto no se conforma con una enseña, sino que muchos optan por el modelo de máster franquicia, obteniendo la exclusiva de una marca en una zona, comunidad autónoma o país.

El modelo de máster franquicia es más complejo y requiere no sólo de potencial económico, sino de capacidad de gestión y conocimiento de la zona y del sector, ya que se comprometen a cumplir, para la central franquiciadora, unos objetivos mínimos por contrato: número de aperturas, beneficios, expansión, márketing. Los emprendedores ejecutivos realizan inversiones que oscilan entre los 50.000 y los 400.000 euros.

En la escala más alta está el perfil de inversor, con recursos económicos amplios y que busca en la franquicia una inversión a medio y largo plazo. Para ello recurre a enseñas de restauración o retail principalmente, con inversiones entre 150.000 y 600.000 euros.

FUENTE: expansion.com

Ver otras entradas relacionadas con la FRANQUICIA

Anuncios