Esquiva los errores al constituir tu empresa

    No elegir bien la forma jurídica de tu sociedad, dilatar la obtención de las licencias o no darle importancia a los pactos parasociales son fallos que pueden costar caro. 

 07.08.2013Arancha Bustillo.

U&Law. Pablo Casado (a la izquierda) y Gonzalo de Ulloa Lapetra fundaron este despacho multidisciplinar que presta servicios a emprendedores, sociedades e inversores del sector tecnológico. Pusieron en marcha la empresa en julio de 2011.Pablo Casado y Gonzalo de Ulloa Lapetra conocen muy bien cuáles son los obstáculos que se le presentan a cualquier emprendedor cuando se propone constituir su empresa. No sólo porque ellos mismos abrieron su propio bufete hace apenas dos años, sino también porque su despacho presta servicios a los nuevos empresarios asesorándoles, entre otros asuntos, en las mejores fórmulas para poner en marcha sus firmas.

07.08.2013Arancha Bustillo.

¿Cuántas empresas se han visto abocadas al cierre por fallar en el proceso de constitución? Poner en marcha una sociedad implica una serie de pasos imprescindibles a los que hay que prestar atención. La elección del nombre, la elaboración de los estatutos de la compañía, los pactos parasociales que regulan los posibles conflictos posteriores o la falta de un adecuado tratamiento en la protección de datos son sólo algunos aspectos que el emprendedor debe cuidar.

Estar al tanto de todo es complicado. De ahí que los expertos recomienden un buen asesoramiento legal y fiscal. Según Íñigo de Luisa, socio de Mercantil en Cuatrecasas, “esta inversión ahorra después muchas de las consecuencias de estos errores”.

Fallos

Nuria Queralt, asociada senior del departamento de Mercantil y Tributario de Ceca Magán Abogados, considera que uno de los primeros errores que se comete cuando se constituye una sociedad es “aceptar cualquier fórmula jurídica sin haber estudiado antes si ésta se ajusta al modelo del negocio en cuestión. Hay que analizar el alcance y el volumen de la empresa para decidir cuándo es más aconsejable una sociedad anónima, una limitada o una sociedad profesional”. Hay que analizar el alcance de la compañía para elegir la fórmula jurídica adecuada

Elegir el nombre tampoco es tema baladí. Juan Garbayo, director general de Novit Legal, advierte de que “la mayoría entiende que ostentando la razón social (el nombre de la sociedad) ya puede salir al mercado con absoluta tranquilidad cuando no es cierto. Debe compatibilizarse con una marca”.

Pedro Fernández, socio del área mercantil de Cuatrecasas, señala también la mala elaboración de los estatutos de la compañía como un tropiezo que puede salir caro: “Si emprendes con socios es importante determinar quién tomará las decisiones, quién escogerá a los consejeros o quién será el encargado de contratar o despedir”.

Un inconveniente de índole menos jurídico, pero que puede dificultar las cosas, es el relativo a la certificación bancaria necesaria para acreditar ante el notario el desembolso del capital social. Pablo Casado, uno de los artífices de U&Law, explica que “algunas entidades financieras exigen la acreditación que demuestra que la sociedad se encuentra en trámite de constitución o que ya está constituida antes de la emisión de la certificación. Teniendo en cuenta que para otorgar la escritura es necesario aportar la certificación bancaria, resulta bastante incoherente la exigencia de este requisito. Para evitar problemas, será importante hablar de antemano con tu entidad o buscar alguna con criterios más flexibles”.

Otro error grave en el funcionamiento de las empresas es la confusión de patrimonios. Queralt asegura que los problemas en este sentido suelen producirse en compañías unipersonales y familiares. “Hay sociedades que usan un criterio de caja única cargando gastos personales a cuenta de la empresa. A nivel fiscal puedes tener un problema importante porque no son gastos asociados a la actividad empresarial”.

Si emprendes con socios es importante establecer en los estatutos el papel de cada uno de ellos

Francisco Martínez Iglesias, socio de Garrigues, también advierte del peligro de dar entrada minoritaria en el capital a directivos de la sociedad sin valorar los efectos que ello pueda tener en el futuro, en el caso de que la relación vaya mal: “Se le puede incentivar igualmente mediante una retribución variable ligada a la evolución de la firma”.

En definitiva, lo que proponen los expertos es que se mediten todas las decisiones en el proceso de constitución para evitar consecuencias caras.

Lo que debes hacer

-Acudir a un experto que te asesore.

-Elegir el nombre adecuado y atractivo para tu línea de negocio.

-Redactar de forma apropiada el objeto social.

-Realizar, con carácter previo, una prospección de la rúbrica elegida en el Registro Mercantil Central.

-Hacer la prospección en materia de Propiedad Industrial.

-Registrar la marca.

-Partir de un protocolo de actuación entre socios.

FUENTE: expansion.com

Ver otras entradas relacionadas con autoempleo

 

Anuncios