Informe de la Juventud en España 2012

  • Joven sin emancipar, pero dispuesto a emprender y emigrar
  • Para realizar el informe, han sido encuestados 5.000 jóvenes de entre 15 y 29 años
  • La tasa de emancipados se ha reducido del 25% en 2008 al 20% en el pasado año

No podía ser de otra forma. A los jóvenes les afecta, y mucho, la recesión en sus proyectos de vida. Tardan más en emanciparse, tienen menos recursos, sufren el paro y no les queda más remedio que buscarse la vida como autónomos o en el extranjero. Eso es lo que se desprende del Informe Juventud en España 2012, realizado cada cuatro años por el Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales, y el primero tras el comienzo de la crisis en 2008.

Las respuestas de los jóvenes, 5.000 encuestados entre 15 y 29 años, indican que el 36% estaría dispuesto a trabajar en el extranjero por un corto periodo de tiempo y un 32% incluso por un largo plazo. De hecho, el saldo migratorio, con datos del Instituto Nacional de Estadística, muestra que a partir de los 26 años son más los españoles que salen que los extranjeros que llegan a España, un fenómeno agravado desde 2010.

Quien no se marcha tiene pocas posibilidades de independencia en España. La tasa de emancipados se ha reducido del 25% en 2008 al 20% en 2012. Entre los más mayores, de 25 a 34 años, el 29,8% siguen viviendo con los padres, diez puntos más que la media de la UE. Son los de menor formación y menor poder adquisitivo los que se van antes del hogar paterno. La mayoría se van por ganar su independencia, aunque un 22% lo hacen por necesidad en sus estudios.

Aceptarían cualquier trabajo

Desempleo. El 40,7% de los jóvenes estudia y además busca trabajo. El 35,8% está en paro sin cobrar ninguna prestación por desempleo, el 14,1% cobra alguna ayuda y el 9,4% busca su primer empleo. La media de tiempo que llevan en paro ha pasado de los 7,4 meses en 2008 a los 14,8 en 2012. El 56,3% asegura buscar una colocación intensamente y el 28,1% reconoce que los busca “con tranquilidad”. También aumenta en casi 30 puntos, hasta el 65%, los que aceptarían cualquier puesto.

Sociedad. Aceptan mayoritariamente el matrimonio homosexual (77,5%), la selección genética (61,4%), la eutanasia (77%) y el aborto (56,9%). Rechazan la enseñanza religiosa en las escuelas (49,5%), aunque se muestran más conservadores en la pena de muerte. El 42,8% la apoya.

Discriminación. De forma minoritaria, pero notable, rechazarían compartir vecindario con un ex delincuente (33,9%), un musulmán (16,55), un ex drogadicto (21,2%) o un gitano (14,2%).

Política. En una puntuación hasta 10, los partidos y los políticos no alcanzan el tres, el Congreso de los Diputados lo supera por poco y la Monarquía es valorada con un 3,88. El 59% apoya la continuidad del movimiento de protesta del 15-M.

La mitad de los varones viven en pareja a los 31 años, edad que baja a los 27,8 en el caso de las chicas. La mitad de ellos vive en un hogar propio y tienen su primer hijo cuando cumplen los 35,5 años, en el caso de los chicos, y a los 32 en el de las chicas. Aunque en la encuesta se asegura que la edad media en la que se tiene el primer descendiente es a los 22,6 años (exactamente igual que en 2008).

La mayoría vive en alquiler y le siguen los que disponen de casa en propiedad con hipoteca viva y un 10% cuenta con la vivienda ya pagada. Aunque la realidad dice que prefieren la propiedad (78,9%) al alquiler (16,7%). Bien es cierto que en la anterior encuesta, el 90% eran partidarios de comprar.

Solo el 23,8% asegura tener autonomía completa, frente al 28,3% de hace cuatro años. El resto, depende económicamente de sus padres en algún grado. El 55,3% vive total o parcialmente de los ingresos de otras personas.

La radiografía sobre los jóvenes que hace el estudio es muy completa. También se ha recogido información sobre su salario. Para los que tienen autonomía completa, el sueldo medio ha descendido de los 1.099 euros hace cuatro años a los 961,4 euros. El 40% de todos ellos solo tiene ingresos para pagar sus gastos de bolsillo.

El estudio indica que se ha reducido el porcentaje de población que alcanza los estudios universitarios (del 31,9% al 29,5%) e incluso el de bachillerato. Otra diferencia es que los que antes abandonaban los estudios principalmente lo hacían porque preferían trabajar. Ahora esa razón pesa menos.

El 36,9% solo estudia, el 20,9% solo trabaja y la proporción que ni hace una cosa ni otra ha subido en dos puntos. Y la edad media en la que tienen su primer trabajo ha pasado de los 17 a los 18 años. Un tercio de ellos lo lograron gracias a los contactos familiares o de amigos.

Por último, aumenta en cinco puntos, hasta llegar al 20,2%, el porcentaje de aquellos que se emplean por cuenta propia o son empresarios. Es más, el 46,3% prefería no trabajar para otros (los hombres son más lanzados que las mujeres) y el 29,5% valoran la posibilidad de abrir un negocio.

Alemania, nuevo ‘El Dorado’

Los jóvenes españoles se están preparando para hacer las maletas en busca, ya no de un mejor empleo, sino de un puesto de trabajo. Así lo pone de relieve la encuesta elaborada por la empresa de recursos humanos Randstad, en la que el 65% de los menores de 24 años estaría dispuesto a emigrar por un trabajo. Ese porcentaje va disminuyendo a medida que la edad del encuestado avanza, pero nunca baja del 52%, correspondiente a las personas mayores de 51 años. En otras palabras, que la mitad de estas personas, pese a tener familia y arraigo en el territorio, estaría dispuesto a salir del país ante las dificultades para encontrar un empleo. Los datos de la última Encuesta de Población Activa, del segundo trimestre de 2013, confirman la difícil situación de los parados de larga duración, en máximos históricos al rozar los 2,1 millones de personas. Todos han consumido la prestación contributiva y solo unos pocos cobran algún tipo de subsidio. David Lozano, teamleader de Randstad Professionals, cree que la situación descrita en la encuesta es coherente con la situación de estos parados. “Son personas que tienen una difícil inserción laboral, que han quemado todos los cartuchos para buscar un empleo y que se plantean la posibilidad de salir al extranjero, algo que ni se imaginaban hace unos meses”, subraya.

Según la encuesta realizada por Randstad, el 75% de los profesionales españoles piensa que los países con más oportunidades para trabajar se encuentran en Europa. Sobre todo ven a Alemania como el nuevo El Dorado. Uno de cada dos encuestados piensa que es el país que ofrece más opciones laborales. Otros ven oportunidades en Francia (7%), EE UU (7%) y Reino Unido (6%). Los profesionales con estudios universitarios son aquellos que muestran una mayor predisposición a la movilidad internacional (un 66% de ellos).

FUENTE: cincodias.com

+INFO: injuve.es

Portada del Informe de la Juventud de España 2012. Edición Injuve

Anuncios