Entrevista de trabajo: Cómo acudir, qué hacer

  La actitud que adoptemos en la búsqueda de trabajo influirá enormemente en el resultado. El optimismo es primordial pero también la corrección, la educación y la imagen. En la web bolsaclick.com nos dan una serie de consejos.

Escrito por Angela De la Vega

entrevistaMuchas veces la clave para encontrar trabajo es la impresión que causamos en el entrevistador. Independientemente de bloqueos y mentes en blanco, hay comportamientos que debemos evitar. Lo primero y más importante es la imagen.

En general, tanto si la entrevista es con una gran empresa como si no, deberemos ir bien vestidos. Esto no significa ir con traje de luces ni encasquetarse el traje de boda.

Debe ser una vestimenta discreta, a ser posible traje en el caso de los hombres y pantalón o falda, que no sea corta, de vestir. Las joyas tienen que llevarse las menos y más sencillas posibles. En cuanto al pelo, en el caso de las mujeres ha de ir recogido.

La puntualidad es una cuestión de suma importancia. Llegar tarde a una entrevista daña la imagen personal y hace pensar al entrevistador que carece de interés suficiente por el puesto de trabajo. Así que intente averiguar el lugar de la entrevista y acuda un día antes para estudiar el lugar, cómo llegar, los medios de transporte, cuanto se tarda.

El día de la entrevista llévese un lugar donde apuntar cosas. Una agenda es lo ideal. Y procure tener un bolígrafo a mano. Además, a veces se hace esperar al entrevistado para ver su actitud mientras espera. Intente estar tranquilo y sentado.

Sea lo más cortés posible. Use ‘por favor’ y ‘gracias’ y salude siempre con un ‘buenos días’ y despídase. Nunca dé la mano antes que el entrevistador y, si la da, debe ser un apretón firme pero no excesivo.

Su interés por el puesto es algo clave. Su deseo por trabajar en la empresa debe ser máximo pero no le haga la pelota a la persona que tenga delante. El entrevistador es humano pero no idiota. Es fundamental escuchar atentamente sin interrupciones y hablar solo lo necesario.

La sinceridad es una virtud pero se ha de usar con precaución. No se debe actuar de manera prepotente ni aparentar ser lo que no se es.

Aunque la iniciativa es importante, en una entrevista de trabajo es un error garrafal comenzar a hablar sobre uno mismo antes de que el entrevistador le pregunte. Tampoco es correcto efectuar preguntas personales al entrevistador o indagar acerca del puesto de trabajo de no ser que el entrevistador le indique que puede hacerlo.

También puede ser dañino intentar crear una relación de amistad. Esto es propio de los empleos a agentes comerciales en los cuales los candidatos desean demostrar su capacidad de comunicación. Tampoco se debe hablar con monosílabos pero nunca se ha de dar un discurso, sobre todo si este es acerca de temas personales.

FUENTE: bolsaclick.com

Ver otras entradas relacionadas con las entrevistas de trabajo

Anuncios