El correo electrónico en la selección de personal

El correo electrónico puede ser un medio muy útil, rápido y directo para ponernos en contacto con la empresa y enviar nuestro currículum para solicitar un puesto de trabajo. Pero hay que tener en cuenta una serie de consideraciones.

Os recordamos que la carta deberíais escribirla en el texto del correo, y que el CV se vincularía como documento adjunto, bien en formato de texto (word) o pdf.

La dirección de correo electrónico un primer filtro en la selección de personal

There are no usage restrictions for this photoCredit: Simon Cataudo. (scataudo)

Según nos hacen ver en la web depsicologia.com, parece que también hay que tener cuidado a la hora de elegir los identificadores de nuestra dirección de correo electrónico o al menos si la utilizamos para postularnos a puestos de trabajo y mandamos desde la misma nuestro CV al futuro empleador. Lo que pudiera ser una obra culmen de la creatividad a la hora de decidir nuestra dirección de correo electrónico no casa bien con la recepción por parte de la misma de los reclutadores o los encargados de realizar la selección de personal.

Kevin Tamanini, doctorando en psicología industrial (recursos humanos) y organizacional, se encuentra investigando sobre el tema (podéis ver el artículo, en inglés, en Live Science) y ha descubierto que la creatividad a la hora de elegir nuestro identificador de nuestra dirección de correo se puede convertir en un obstáculo insalvable a la hora de encontrar un empleo. De un tiempo a esta parte la WWW se ha convertido en uno de los medios más utilizados a la hora de postularse a un puesto de trabajo. También por parte de los empleadores se convierte en un modo versátil, rápido y directo de que los postulantes se pongan en contacto con ellos.

Aunque según las investigaciones que está realizando Tamanini siguen existiendo más posibilidades de tener un puesto de trabajo a partir de cosas tan subjetivas como sexo, religión, aspecto físico, raza que las meramente académicas, también ha descubierto que la dirección de correo electrónico que se utiliza es otro de los filtros que los responsables de contratación y de recursos humanos utilizan a la hora de decidir a que postulantes seleccionan en un primero momento para añadir sus CV a la posterior selección de personal.

 29d835a8e1bfcdb1cbacb1883f968f9e, en este artículo, afirma que c

uando nos comunicamos en forma verbal, por ejemplo mediante el teléfono, siempre existe la posibilidad de aclarar dudas con respecto al mensaje que estamos emitiendo, ya sea  reformulando las preguntas, (re) preguntando, y si además, contamos con una proximidad física que también interviene en la conversación con el lenguaje gestual, que es un indicador de si estamos comunicando en forma efectiva o no.

Bueno, si ya personalmente somos vulnerables a malentendidos ni hablemos cuando de mensajes por dispositivos electrónicos se trata! El e-mail ha cambiado esta forma de comunicarnos y hay ciertos aspectos de la comunicación virtual en la que, generalmente, no reparamos.

De hecho que requiere la puesta en escena de otros aspectos de la comunicación como la redacción, ortografía, gramática y el cuidado (revisado) de los mensajes que se emiten y envían.

Pero hay otro aspecto y es en el que menos, quizá, ponemos atención y es el entorno, nuestro, en el cual redactamos los mensajes.

Hace  poco tiempo, asistí a una charla sobre Liderazgo y entre otros temas se habló sobre como comunicamos y de que el entorno debe contribuir en lo que queremos comunicar porque de lo contrario el entorno puede actuar en contra nuestra.

Porque escribimos en un entorno actual y la persona que lo lee, está en otro “ambiente” por lo que la interpretación que le puede dar a un mensaje puede ser otro, es una comunicación sincrónica.

Daniel Goleman, escribió un interesante artículo para el New York Times sobre el “Por qué de la mala interpretación de los correos electrónicos” El principal problema, dice, es que no existe un canal donde comunicar nuestras emociones, más que los emoticones.

Una vez conversando con un amigo, me decía que él nunca usaba los emoticones porque le parecía innecesario. Puede ser que no te guste usarlos pero, cierto es que, es la única manera de visualizar una broma, sonrisa o pena. Obviamente que en mensajes formales NUNCA deben usarse ya que serían tomados como de una excesiva confianza con alguien a quien no conocemos tratándose de una conversación o intercambio de información en un contexto de formalidad. Por ej. con el jefe, cliente, etc.

“La causa de estas malas interpretaciones suele ser el intervalo entre cómo nos sentimos cuando estamos escribiendo y el significado ambiguo de las palabras en la pantalla. Mientras escribimos nosotros “escuchamos” el contenido emocional de un email, pero nos olvidamos que no hay forma de enviar telepáticamente ese contenido emocional al receptor del email.”

Muchas veces, nuestro estado de ánimo se refleja en como escribimos, si nos sentimos bien de ánimo, eufóricos o enojados, desanimados. El estado de emocionalidad cuando escribimos escuchando música en una habitación a que si estamos en la calle o en la oficina o luego de tener un altercado con alguien.

“Los investigadores, dice Goleman, sugieren que hacemos eso porque la gente es naturalmente egocéntrica, tendemos a asumir que los otros comprenden cómo nos sentimos cuando en realidad eso no suele suceder.

Para evitar los malos entendidos, Daniel Goleman recomienda tres cosas:

1.   Suele ocurrir que es más difícil que malinterpretemos a alguien que conocemos bien. Así que una solución sería conocer en persona o por teléfono a alguien que solemos malinterpretar por email, o que nos mal interpreta a nosotros, así nos conoceremos mejor. Eso si nos interesa, obviamente ;)

2.   Tratar de pensar en la perspectiva de quien envió el mail antes de enojarnos o pensar mal.

3.   Tomarse el tiempo de escribir un email efectivo. Los mensajes cortos suelen ser interpretados como rudos, y es más fácil plasmar mal nuestros sentimientos, así que lo mejor es escribir tranquilos, y releer luego lo que hemos escrito, pensando en el otro.

FUENTES: depsicologia.comrosaelizabethquintana

Anuncios