El paro sí entiende de estudios

Los estudios se están convirtiendo en un paraguas que resiste mejor el paro cuando la titulación es más elevada. Los datos que se manejan del último lustro se pueden resumir en una máxima: mayor formación, menor desempleo.

Ical – domingo, 22 de septiembre de 2013
Y es que la crisis laboral se ha cebado con los trabajadores que poseen estudios básicos y, aunque también la sufren, quienes tienen una mayor formación -licenciados y diplomados- han aguantado mejor el embate. Un estudio de la Consejería de Economía concluye que, mientras que la ocupación ha caído a la mitad en el colectivo de personas con estudios primarios o ha bajado un 14 por ciento entre los analfabetos, en el caso de los doctorados o las personas con educación superior se ha incrementado, en un 24 y un 5 por ciento, respectivamente. Es significativo también que el colectivo que ha estudiado FP e inserción laboral también tenga un mayor número de ocupados.
Algo parecido ocurre al analizar las cifras del paro: mientras el desempleo se ha multiplicado por seis entre las personas que no tenían estudios o por cuatro entre las que sólo tenían estudios primarios, la subida ha sido importante -pero menor- entre los titulados superiores.
En conjunto, desde el inicio de la crisis, en 2007, se ha pasado de más de 181.000 ocupados con educación primaria a apenas 92.000, mientras que hay 17.475 ocupados más con educación superior y 1.725 con doctorado, lo que representa un 24 por ciento más de los que había hace cinco años. También se elevó la cifra de los que cuentan con un título de formación e inserción laboral, un 7,8 por ciento, hasta 1.375 personas. En total, en Castilla y León hay 943.275, casi 130.000 menos que en 2007, es decir, un 12,1 por ciento.
Así, además de la caída a la mitad de los ocupados que cuentan con estudios primarios, también descendieron los que cursaron Educación Secundaria en la primera etapa. Lo hicieron un 14,2 por ciento, hasta totalizar 241.475 trabajadores (casi 40.000 menos). Mientras, la bajada de los ocupados con Educación Secundaria en la segunda etapa y formación e inserción laboral fue del 7,9 por ciento, con 228.100 (19.575 menos). A ellos se suman los trabajadores considerados analfabetos, con un 14,3 por ciento menos de ocupados, hasta 1.050 (175 menos).
Por lo que respecta al desempleo, se multiplicó por seis en el último lustro entre los que no tienen ningún tipo de estudios en Castilla y León, hasta 3.120 parados, frente a una subida menor, del doble, entre los que cursaron carreras superiores. En total, el paro se incrementó un 123 por ciento, más del doble.
Al respecto, desde 2007 se ha triplicado la cifra de los que dejaron los estudios primarios incompletos (hasta 9.839) y también la de aquellos, que habiendo cursado esta formación, prefirió o no pudo seguir adelante (12.088 personas).
Por el contrario, el desempleo creció menos entre los que realizaron estudios secundarios de FP, algo más del doble, hasta 14.394 parados. Aquellos que tienen estudios secundarios en general, que son los que más número de cotizantes aportan a la Seguridad Social, se multiplicaron por dos, con 70.942, evolución similar a la de los grados superiores, con 8.256.
Por último, también se incrementó el paro entre diplomados, licenciados y doctorados, aunque por debajo de los que poseen menor formación. Así, los primeros pasaron de contar con 5.839 a 12.974 parados, un 122 por ciento más; los licenciados, de 5.770 a 13.366, un 131% de subida; mientras que los últimos, se elevaron un 186%, de 57 a 163 parados.
Anuncios