La Junta crea cinco beneficios fiscales para estimular la creación de empleo

El Consejo de Gobierno ha analizado este jueves el Anteproyecto de Ley de Medidas Tributarias y de Reestructuración del Sector Público Autonómico para 2014, que tiene como principal novedad un paquete de cinco beneficios fiscales dirigidos a estimular la I+D+i y sobre todo a ayudar a constituir, ampliar o mantener su empresa a los emprendedores que generen puestos de trabajo en Castilla y León. Junto a esto, se da un paso más en la reducción del sector público, del que desaparecen la empresa ADE Parques Tecnológicos y Empresariales SA y el Instituto de la Juventud.

La Junta de Castilla y León no subirá los impuestos el próximo año ni creará ninguno nuevo y opta por apoyar la creación y el mantenimiento del empleo con nuevos beneficios fiscales dirigidos a ayudar a los emprendedores y estimular la investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i).

El primero de ellos responde al compromiso que adquirió el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, durante el debate de política general del pasado 26 de junio. Se trata de la deducción para el fomento del emprendimiento empresarial, que se aplicará en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y asciende al 20% de las cantidades dedicadas a adquirir acciones o participaciones de cualquier tipo de sociedad que o bien se constituya, o bien amplíe capital. La inversión debe suponer entre el 1% y el 40% del importe de la operación, y es requisito imprescindible que la empresa incremente sus trabajadores y los mantenga durante al menos tres años. La cantidad máxima que se puede deducir cada contribuyente son 10.000 euros.

La segunda novedad también afecta al IRPF y consiste en establecer una deducción del 15% para las donaciones que sufraguen proyectos de I+D+i en Castilla y León. Es preciso que sean desarrollados por las universidades públicas de la Comunidad o por fundaciones u otras instituciones cuya actividad principal sea la investigación, el desarrollo y la innovación, que de este modo lograrán una fuente adicional de financiación.

El anteproyecto introduce dos tipos reducidos en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Por un lado, prevé gravar la compra de inmuebles para sede o centro de trabajo de una empresa o negocio profesional con el 5%, en lugar de aplicar los porcentajes generales del 8% al 10%. Por otro, contempla un gravamen del 0,5% ?un tercio del habitual 1,5%? para las primeras copias de escrituras y actas notariales que documenten este tipo de operaciones, así como para los préstamos y créditos hipotecarios vinculados a ellas. Para acceder a ambas ventajas las sociedades deben tener su domicilio fiscal y social en Castilla y León, y es imprescindible que estén en funcionamiento durante los cinco años siguientes a la fecha de la adquisición y que aumenten su plantilla laboral respecto al ejercicio anterior. Como garantía adicional, se excluye a aquellas que tengan como actividad principal la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario.

La normativa de la que ha informado hoy la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, incluye un quinto beneficio fiscal que a su vez mejora otro de carácter estatal. Se trata de la reducción por donación de participaciones de sociedades, que pasa del 95% al 99% de la base imponible. Ahora bien, en consonancia con el espíritu que impregna todo el borrador, a las condiciones que impone el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas la Junta ha añadido que sólo se podrá acceder a ella cuando la entidad a la que afecte la transmisión conserve su número de trabajadores durante los tres ejercicios siguientes.

FUENTE: eleconomista.es

+INFO: Página de inicio; Junta de Castilla y Leónjcyl.es

Anuncios