Los currículos que más venden cuando buscas un empleo

Las nuevas tecnologías han despertado la imaginación de los profesionales que quieren accedera un trabajo. Tratan de captar la atención de los reclutadores presentándose de una forma diferente.

Nombre y apellidos, domicilio, email y teléfono de contacto no pueden faltar en un currículo, pero de nada te servirá todo esto si tu formación y experiencia no llaman la atención. El reclutador se fijará en quién eres si hay algo que de verdad destaque sobre el resto y, a menudo, para eso un documento que no “exceda un folio de extensión” no basta. Esta prerrogativa que durante años ha sido el lema de un buen historial profesional, se está convirtiendo en papel mojado.

Las nuevas tecnologías han despertado la imaginación de los profesionales que quieren conquistar un empleo en tiempo récord. Cada vez son más los que optan por el videocurrículo para meterse al reclutador en el bolsillo. Otros recurren a las redes sociales para captar el interés de las empresas. Recuerda que los procesos de selección han cambiado y son muchos los canales a través de los que puedes llegar al trabajo que más te interesa. Algunos ya están innovando:

Un blog. Incorpora en tu historial la dirección de tu blog o alguna web construida a modo de currículo que incluya vídeos sobre ti. Pero procura no ser excesivamente teki. Los expertos advierten de que la lectura y el éxito de este tipo de currículos modernos o de tercera generación están condicionados por lo que realmente busca la empresa que selecciona. Por ejemplo, si crees que un criterio importante en esa organización es la creatividad, presentar un currículo interactivo aumentará tus probabilidades para estar entre los elegidos. Si la empresa que te interesa valora la creatividad, derrocha imaginación para elaborar tu historial

Twitter. La tecnología 2.0 ofrece posibilidades infinitas a los profesionales. The Wall Street Journal ya habla de Twitter como de la nueva bolsa de trabajo: “Es el nuevo currículo”. Los anuncios de empleo de toda la vida han evolucionado, de manera que es frecuente que las empresas recurran a las redes sociales para dar a conocer sus ofertas de empleo. Los demandantes han decidido hacer lo mismo y utilizan las bondades de los 140 caracteres para vender su potencial. No obstante, antes lanzarte al microblogging sigue a las compañías que están en la Red y trata hacer networking online, de manera que aquellos profesionales que trabajan en la compañía que te interesa se conviertan en embajadores de tu CV.

LinkedIn. Configura tu cuenta de manera que tus contactos sepan que estás en pleno proceso de búsqueda. En la parte superior puedes localizar la pestaña de Configuración y un apartado denominado Comunicaciones. Si no marcas esta opción, el posible reclutador no podrá contactar contigo.

En esta red social –la más profesional– también conviene que cambies tu foto de perfil y ordenes un poco tu historial profesional. Ya sabes que cualquier cambio que introduzcas en tu perfil se comunica a toda tu red de contactos. Esta es una buena manera de que tu gente de confianza sepa que ahora buscas empleo.

Web. Hace unos meses un francés sin empleo decidió crear una página en Internet dedicada a su candidatura. Para captar la atención de las empresas se inspiró en el portal Amazon, con lo que logró atraer a los empresarios aburridos de recibir correos electrónicos de expedientes corrientes. Existen muchos portales a tu disposición que ofrecen las herramientas necesarias para crear una página web. Así puedes estructurar tu currículo de forma atractiva y hasta colgar un vídeo con tu candidatura.

Para sorprender no necesitas ser excéntrico; basta con presentarse de una manera diferente

Las imprudencias que te pueden costar el puesto

– Evita incluir referencias irrelevantes sobre tu experiencia que no aportan nada al puesto.

– No pretendas ser excesivamente original,ni aspires a ganarte al entrevistador con aficiones demasiado extrañas.

– Los datos básicos son eso, básicos. Más allá de tu nombre y datos de contacto no hace falta que incluyas detalles sobre tu orientación sexual, creencias religiosas o afiliación política. El objetivo es conseguir una entrevista. Ese tipo de información sólo confunde en tu currículo.

– Cuidado con los errores gramaticales. Una pésima redacción y expresiones confusas no dicen nada bueno de ti. Tampoco trates de impresionar con palabras grandilocuentes o con tipografía poco común.

– Tu dirección de correo electrónico y tu blog tienen que ser un reflejo detu profesionalidad. Si utilizas tu mote en el ‘mail’, creáte otra cuenta que incluya tu nombre y apellidos. Si no es posible, prueba con palabras sencillas o algún número. Nunca mezcles trabajo y ocio.

– No infles tu currículo con habilidades y capacidades que no tienes. Tiene difícil disimulo en la entrevista.

FUENTE: www.expansion.com

ENTRADAS RELACIONADAS:

 

Recordad ver todas nuestras secciones para obtener más información, ofertas, etc:

Anuncios