Qué aprendes cuando no encuentras trabajo

El trabajo cada vez más difícil de buscar un empleo no tiene por qué suponer una frustración en el caso de que tus esfuerzos no se hayan visto recompensados después de mucho tiempo. Puedes sacar algunas conclusiones que quizá te lleven a encontrar por fin un puesto.

15.11.2013 – Tino Fernández .

Por mucho tiempo que lleves buscando un nuevo empleo y por más que los intentos fallidos puedan desanimarte, es posible que aprendas de los errores.

El mercado laboral impone unas exigencias nunca vistas y las soluciones tradicionales que antes podían ser eficaces ya no sirven. Esto, más que una disculpa para animarte, es una evidencia que puede convertir tu frustración en un deseo de buscar soluciones poco convencionales; de determinar cuál es tu valor real en el mercado; de descubrir qué es lo que puedes hacer mejor que los demás; de hacer todo lo posible por convertirte en un verdadero especialista en la búsqueda de ese empleo escaso.

Aunque estés en la situación de buscar trabajo infructuosamente, debes dejar de considerarte simplemente un parado, porque tal condición no te ayudará a encontrar un nuevo puesto. Eres un profesional en transición, y esto supone necesariamente afrontar la búsqueda con una nueva actitud y una dedicación específica.

Analizar la situación y sacar conclusiones puede ayudarte a seguir la búsqueda con otra perspectiva: Plantéate si has sabido vender tus aptitudes y si has usado los canales adecuados para llegar a un puesto

¿Has empezado bien?

No te empeñes en aquello para lo que no estás dotado. Quizá por eso te estás dando contra un muro constantemente. Pensar en esto no supone que debas ponerte más límites que los estrictamente necesarios.

Piensa qué quieres realmente en el trabajo que estás buscando; qué es para tí lo imprescindible y lo accesorio.

¿Sabes buscar trabajo?

Debes plantearte si durante el tiempo que has estado buscando sin éxito has sabido vender tus aptitudes y si realmente has utilizado los canales más adecuados que pueden acelerar tu entrada al mercado laboral.

Ten en cuenta que un gran porcentaje de las ofertas no se publican o ya están asignadas antes de que comience el proceso de selección. Hay quien habla de un mercado de trabajo oculto, y el networking parece convertirse en la manera más efectiva de encontrar esos trabajos que no están publicitados. Algunos estudios internacionales revelan que un tercio de las ofertas de trabajo se llenan gracias a los contactos y el boca a oreja.

No olvides que el currículo es necesario, pero no suficiente para llegar con éxito al puesto deseado. Para los reclutadores, cada vez pesa más la personalidad y los valores del candidato, que son herramientas eficaces para valorar el encaje en la cultura corporativa. La simple lectura del currículo no permite percibir de qué tipo de profesional estamos hablando.

Otro tanto ocurre con las entrevistas de trabajo: De la misma manera que los candidatos fallan en su búsqueda de empleo utilizando herramientas y modelos obsoletos, también puede decirse que, quienes seleccionan, cometen un error al dar a la entrevista de trabajo una validez absoluta, cuando este encuentro personal tiene una eficacia relativa para chequear algunos aspectos. Como en el currículo, tampoco se puede afirmar que después de esa entrevista se conozca perfectamente al profesional. En ese encuentro se pueden revisar proyectos clave, experiencia, magnitudes gestionadas, y dibujar un determinado perfil personal previamente medido con otras herramientas.

Ten en cuenta que atender a los aspectos personales evita algunos errores en la selección, y ayuda a valorar si el profesional encaja en la cultura de la compañía.

Haz las cosas de otra forma

Reinvéntate. Eso te obliga a desarrollar ciertas competencias: autonomía e independencia; flexibilidad y adecuación al nuevo escenario. Se exigen nuevas habilidades y competencias que tienen que ver con el liderazgo y el dinamismo. También se detecta la necesidad creciente de orientarse al cliente, sobre todo en empresas de servicios. Y hay otras competencias menos individualistas y más genéricas que se muestran cada vez más necesarias, como el trabajo en equipo y la orientación a resultados.

Se buscan profesionales que hayan demostrado creatividad en la manera de obtener sus resultados y que sean muy adaptables a las nuevas situaciones. La agilidad para aprender resulta decisiva en momentos como los actuales. Los reclutadores se fijarán en aquellos que aprenden rápidamente en situaciones de cambio, porque son éstos quienes aportarán los mejores resultados en el futuro.

Para conquistar a un reclutador en el mercado de trabajo actual hace falta mucha dedicación previa. A eso se refieren los expertos cuando aseguran que encontrar empleo es hoy una tarea digna de verdaderos especialistas. Debes conocerte muy bien a ti mismo; has de saber lo que quieres y lo que la empresa necesita; y tienes que estar muy seguro de que las capacidades profesionales con las que cuentas son las adecuadas para enfrentarse a esta prueba.

Piensa en ‘otras’ fórmulas

La relación entre empleado y empleador ya no es de por vida. Aplica esto a tu búsqueda y descubrirás que implica la llegada de nuevos modelos de compromiso, de carrera y de fórmulas de trabajo: debes valorar la posibilidad de trabajar por proyectos, o tener en cuenta las posibilidades de empleo independiente que transforma de manara notable la manera en la que se entiende tu carrera o tu profesión.

No desprecies las oportunidades que surgen del hecho de que cada vez más empresas necesitan la aportación de personal cualificado para avanzar. Pero ten en cuenta que se trata de posibilidades de trabajo puntuales para solventar contingencias muy concretas.

Algunas organizaciones abren la veda del multiempleo, que te permitirá desarrollar tu jornada laboral en varios trabajos compatibles e independientes. Con esto, las compañías garantizan la posibilidad de contratar a profesionales por un tiempo determinado y en función de ciertos proyectos que de otra manera no se podrían permitir. Es una fórmula colaborativa que no implica costes fijos, y que genera competitividad y rentabilidad.

Incluso puedes probar a convertirte en un individuo que sea capaz de crear su propio portfolio de carreras, algo que implica identidades profesionales múltiples. Todas estas fórmulas te harán ver con una nueva perspectiva la búsqueda de un nuevo puesto.

Eres proveedor de servicios

Olvídate para siempre de que una empresa pueda asegurarte el sueldo todos los meses. Esto ha dejado de ser la norma y debes pensar en términos de proveedor de servicios. Si no buscas empleo sobre esta base reducirás notablemente tus posibilidades. Hoy estás obligado a inventar tu propio trabajo.

Un giro de 180 grados

En la consecución definitiva de la empleabilidad, que supone la adaptación de tus capacidades a un nuevo escenario laboral, hay quien aconseja una transformación radical. Si buscas y no encuentras, quizá ha llegado el momento de cambiar totalmente, porque está claro que el entorno hace imposible trabajar en lo que trabajabas.

Cambia de modelo y de forma de pensar. Puedes dar un paso atrás para recomenzar en un trabajo menor. esto no es un fracaso. Puede ser una inversión en el futuro que te dará la oportunidad de tomar un camino distinto.

No te centres únicamente en la búsqueda de posiciones similares a las que has desarrollado hasta ahora. Trata de cambiar de un sector a otro, y decídete incluso a aprender otra profesión.

FUENTE: www.expansion.com

Anuncios